Vídeo noticias de Asturias Verde 

Los archivos del tiempo de Asturias: El día en que las tropas de Napoleón saquearon la iglesia de Candás
26-Abril-2015 Antonio R. Dosantos.

 

Nos contaba David Pérez Sierra González, en su libro "Historia General de Candás y su concejo de Carreño". Del saqueo que sufrió la iglesia de San Félix de Candás; por parte de las tropas francesas de Napoleón durante la Guerra de la Independencia.

Presumiblemente los hechos ocurrieron en mayo de 1809 cuando llegaron a Candás los regimientos 25 y 27 de Infantería y Caballería por la costa de Peñas, con 2.000 hombres cada uno. El 25 continuó camino hacia Luanco; pero los del 27 se quedaron en Candás, incautaron armas, alimentos, tiraron al mar los viejos cañones que protegían el puerto e hicieron una visita nada turística a la iglesia; en ella se custodiaban joyas y obras de arte desde muy antiguo; una de las últimas piezas que adornaban el templo era una espléndida una cruz donada por Don Carlos González de Posada en 1799. Se trataba de una obra antigua adornada con 132 piedras preciosas colocadas simétricamente en los brazos de la cruz y en su base, piedras que se remontaban a la época griega, fenicia e incluían camafeos quizás de la antigua roma. Una joya que por la descripción debía recordar a la Cruz de los Ángeles de Oviedo, que también está decorada por un variado combinado de piedras preciosas de diverso y muy antiguo origen.

La valiosa cruz estaba oculta y los franceses no la habrían descubierto si no fuera por una metedura de pata del sacerdote. Así fue que cuando los franceses salían con sus sacos repletos de la iglesia, el sacerdote viendo todo lo que sacaban se lamentó al oficial francés: "Se llevaron ustedes un buen botín, lo que es esa cruz...". A lo que el oficial contestó. "¿Cruz, qué cruz?".

El desliz despertó el interés de los soldados por lo que capturaron a los custodios del templo, que se negaron a dar más información; así que los franceses se los llevaron a la plaza de la Baragaña donde les amenazaron con fusilarlos. Ante este dilema no les quedó más remedio que indicar donde estaba la escondida la cruz, así fue como está y otras muchas obras de arte, al igual que ocurría por todo el país, terminaron en carros rumbo a la Francia del Emperador Napoleón.


Artículos y temas relacionados

Sección Historia Sección concejo de Carreño

AsturiasVerde.com
Obra bajo una licencia de Creative Commons. Más datos en el vínculo de la licencia. Política de Cookies
Editor:
Antonio R. Dosantos. Contacto: C/ Carlos Albo 24 - 4ºB. 33430/Candás, Asturias. Tlf. 619538534.
redaccion@asturiasverde.com